LECTURAS BÍBLICAS PARA LA LITURGIA

 

IGLESIA EN MARCHA

EL PAN VIVO DE CADA DÍA

 
PERIPLOS D


LECTURAS DE MARZO 2011

 

Marzo 2011

L

M

M

J

V

S

D

-

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

31


Regresar

1 de Marzo: MARTES – 8ª Semana tiempo Ordinario


Eclo 35,1-15 / Sal 49 / Mc 10,28-31                                                       Verde

6. Primera Lectura: Eclo 35, 1-15
Lectura del libro del Eclesiástico
Cumplir la ley vale tanto como hacer muchas ofrendas; obedecer los mandamientos es como ofrecer sacrificios de reconciliación. Ser agradecido es como ofrecer la mejor harina a Dios, y dar limosna es como hacer sacrificios de alabanza. Lo que agrada al Señor es que te apartes del mal; si te apartas de la injusticia, obtendrás el perdón de tus pecados. No te presentes al Señor con las manos vacías, pues todo esto debe hacerse porque es un mandamiento. Cuando un hombre honrado ofrece grasa sobre el altar, el buen olor llega hasta el Altísimo. Cuando un hombre honrado ofrece un sacrificio, Dios lo acepta y no lo olvidará. Honra al Señor con generosidad; no seas tacaño cuando ofrezcas los primeros frutos. Siempre que ofrezcas algo, pon buena cara y da los diezmos con alegría. Da al Altísimo como él te ha dado a ti, con generosidad, de acuerdo con tus posibilidades, porque Dios sabe premiar y te pagará siete veces más. No pretendas sobornarle con regalos, porque no los acepta, ni confíes en ofrendas de cosas mal adquiridas, porque él es un Dios justo y trata a todos por igual. No favorece a nadie en perjuicio del pobre, y escucha las súplicas del afligido. Él oye las quejas del huérfano y los muchos gemidos de la viuda. ¡Cómo ruedan las lágrimas por las mejillas de la viuda que gime por sus hijos sin hogar! Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

7. Salmo Responsorial: Del salmo 49
R.¡Yo salvo al que permanece en mi camino!
“Reúnan a los que me son fieles, a los que han hecho una alianza conmigo ofreciéndome un sacrificio.” Y el cielo declara que Dios es juez justo. R.
Escucha, Israel, pueblo mío; voy a poner las cosas en claro contigo. ¡Yo soy Dios! ¡Yo soy tu Dios! No te censuro por los sacrificios y holocaustos que siempre me ofreces. R.
¡Sea la gratitud tu ofrenda a Dios; cumple al Altísimo tus promesas! El que me ofrece su gratitud, me honra. ¡Yo salvo al que permanece en mi camino! R.

9. Aleluya.

10. Evangelio: Mc 10, 28-31
† Lectura del Evangelio según san Marcos
Pedro comenzó a decirle a Jesús:—Nosotros hemos dejado todo lo que teníamos, y te hemos seguido.
Jesús respondió:—Les aseguro que cualquiera que por mi causa y por aceptar el evangelio haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos, o terrenos, recibirá ahora en la vida presente cien veces más en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y terrenos, aunque con persecuciones; y en la vida venidera recibirá la vida eterna. Pero muchos que ahora son los primeros, serán los últimos; y muchos que ahora son los últimos, serán los primeros. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


PERIPLOS DEL OBISPO
Regresar

2 de Marzo: MIÉRCOLES – 8ª Semana tiempo Ordinario

Eclo 36,1-2.5-6.13-19 / Sal 78 / Mc 10,32-45                           Verde

6. Primera Lectura: Eclo 36,1-2.5-6.13-19

Lectura del libro del Eclesiástico
Sálvanos, Dios del universo, y haz que todas las naciones te teman; amenaza al pueblo para que experimente tu fuerza. Renueva tus prodigios, repite tus maravillas, muestra tu gloria y el poder de tu brazo. Haz que se encienda tu ira, descarga tu enojo y humilla y dispersa a nuestros enemigos.
Llena a Sión de tu majestad, llena tu templo con tu gloria. Son las primeras cosas que creaste; muéstrate a favor de ellas y haz que se cumplan las profecías dichas en tu nombre. Da el premio a los que esperan en ti, demuestra que tus profetas dijeron la verdad. Escucha las oraciones de tus siervos, según el amor que tienes a tu pueblo, y que se sepa en todos los rincones de la tierra que tú eres Dios del universo. La garganta puede pasar cualquier alimento, pero hay unos alimentos más sabrosos que otros. El paladar distingue los sabores y la inteligencia distingue las mentiras. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

7. Salmo Responsorial: Del salmo 78

R.Señor: ¡cantaremos tus alabanzas por todos los siglos!

No nos hagas pagar a nosotros por la maldad de nuestros antepasados; ¡que venga tu ternura pronto a nuestro encuentro, porque estamos abatidos! R.
Oh Dios, Salvador nuestro, ¡ayúdanos, líbranos y perdónanos, por la gloria de tu nombre! R.
Atiende las quejas de los presos, y salva con tu gran poder a los sentenciados a muerte. R.
Nosotros, que somos tu pueblo, que somos ovejas de tus prados, gracias te daremos siempre, ¡cantaremos tus alabanzas por todos los siglos! R.

9. Aleluya.

10. Evangelio: Mc 10, 32-45

† Lectura del Evangelio según san Marcos
Se dirigían a Jerusalén, y Jesús caminaba delante de los discípulos. Ellos estaban asombrados, y los que iban detrás tenían miedo. Jesús volvió a llamar aparte a los doce discípulos, y comenzó a decirles lo que le iba a pasar: “Como ustedes ven, ahora vamos a Jerusalén, donde el Hijo del hombre va a ser entregado a los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la ley, que lo condenarán a muerte y lo entregarán a los extranjeros. Se burlarán de él, lo escupirán, lo golpearán y lo matarán; pero tres días después resucitará.” Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron:—Maestro, queremos que nos hagas el favor que vamos a pedirte.
Él les preguntó:—¿Qué quieren que haga por ustedes?
Le dijeron:—Concédenos que en tu reino glorioso nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda.
Jesús les contestó:—Ustedes no saben lo que piden. ¿Pueden beber este trago amargo que voy a beber yo, y recibir el bautismo que yo voy a recibir?
Ellos contestaron:—Podemos.
Jesús les dijo:—Ustedes beberán este trago amargo, y recibirán el bautismo que yo voy a recibir; pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me corresponde a mí darlo, sino que les será dado a aquellos para quienes está preparado.
Cuando los otros diez discípulos oyeron esto, se enojaron con Santiago y Juan. Pero Jesús los llamó, y les dijo:—Como ustedes saben, entre los paganos hay jefes que se creen con derecho a gobernar con tiranía a sus súbditos, y los grandes hacen sentir su autoridad sobre ellos. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera ser grande entre ustedes, deberá servir a los demás, y el que entre ustedes quiera ser el primero, deberá ser el esclavo de los demás. Porque ni aun el Hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud. Palabra del Señor. Gloria a ti,Señor Jesús.


PERIPLOS D
Regresar

3 de Marzo: JUEVES – 8ª Semana tiempo Ordinario

Eclo 42,15-25 / Sal 32 / Mc 10,46-52                                                     Verde

6. Primera Lectura: Eclo 42,15-25
Lectura del libro del Eclesiástico
Voy a recordar lo que ha hecho Dios y a contar lo que yo mismo he visto.
A una orden de Dios, todo fue hecho y hace todo lo que él quiere. El sol, al salir, brilla en todas partes; así la gloria del Señor se revela en todo lo creado. Ni aun los ángeles de Dios son capaces de contar las maravillas del Señor. Dios da fuerza a sus ejércitos del cielo para que se mantengan firmes ante su majestad. Él sondea el océano y el corazón del hombre, y conoce todos los secretos de ambos. El Altísimo sabe todas las cosas, y desde la eternidad ya ve el porvenir. Él revela el pasado, anuncia el futuro y descubre los secretos más ocultos. No hay conocimiento que él no tenga; ninguna cosa se le esconde. La eficacia de su sabiduría está bien establecida; él es el mismo desde la eternidad. No hay nada que añadirle ni quitarle; no necesita de nadie que le dé instrucciones. ¡Qué hermoso es todo lo que él ha hecho, hasta la última chispa de lo que podemos ver! Todo vive y permanece para siempre, y es guardado para cualquier necesidad. Todas las cosas son distintas y no hizo nada inútil. ¡Una tras otra muestran su belleza, y uno no se cansa de contemplar su hermosura! Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

7. Salmo Responsorial: Del salmo 32
R.¡El amor del Señor amor llena toda la tierra!
Den gracias al Señor al son del arpa, cántenle himnos con música de salterio, cántenle un nuevo canto, ¡toquen con arte al aclamarlo!. R.
La palabra del Señor es verdadera; sus obras demuestran su fidelidad. El Señor ama lo justo y lo recto; ¡su amor llena toda la tierra! R.
Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos, por el soplo de su boca, todos los astros.  Él junta y almacena las aguas del mar profundo. R.
Honren al Señor todos en la tierra; ¡hónrenlo todos los habitantes del mundo! Pues él habló, y todo fue hecho; él ordenó, y todo quedó firme. R.

9. Aleluya.

10. Evangelio: Mc 10,46-52
† Lectura del Evangelio según san Marcos
Llegaron a Jericó. Y cuando Jesús ya salía de la ciudad, seguido de sus discípulos y de mucha gente, un mendigo ciego llamado Bartimeo, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino. Al oir que era Jesús de Nazaret, el ciego comenzó a gritar: —¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!
Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más todavía:—¡Hijo de David, ten compasión de mí!
Entonces Jesús se detuvo, y dijo:—Llámenlo.
Llamaron al ciego, diciéndole:—Ánimo, levántate; te está llamando.
El ciego arrojó su capa, y dando un salto se acercó a Jesús, que le preguntó:—¿Qué quieres que haga por ti?
El ciego le contestó:—Maestro, quiero recobrar la vista.
Jesús le dijo:—Puedes irte; por tu fe has sido sanado.
En aquel mismo instante el ciego recobró la vista, y siguió a Jesús por el camino. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


PERIPLOS DEL OBISPO
Regresar

4 de Marzo: VIERNES – 8ª Semana tiempo Ordinario

Eclo 44,1.9-12 / Sal 149 / Mc 11,11-26                                                 Verde

6. Primera Lectura: Eclo 44, 1.9-12
Lectura del libro del Eclesiástico
Voy a hacer el elogio de los hombres buenos, nuestros antepasados de épocas diversas. Pues hay otros a los que ya nadie recuerda, que terminaron cuando terminó su vida, que existieron como si no hubieran existido, y después pasó lo mismo con sus hijos. Aquellos, al contrario, fueron hombres de bien, y su esperanza no terminará. Sus bienes se conservan en su descendencia, y su herencia se transmitió a sus nietos. Por su fidelidad al pacto, se mantiene aún su descendencia, y gracias a ellos viven las generaciones siguientes. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

7. Salmo Responsorial: Del salmo 149
R.Canten al Señor un canto nuevo.
Canten al Señor un canto nuevo; alábenlo en la comunidad de los fieles. Alégrense los israelitas, el pueblo de Sión, porque Dios es su Creador y Rey. R.
Alaben su nombre con danzas, cántenle himnos al son de arpas y panderos. Porque el Señor se complace en su pueblo; da a los humildes el honor de la victoria. R.
Alégrense los fieles con el triunfo, y aun dormidos canten de alegría. Haya alabanzas a Dios en sus labios.¡Esto será una honra para todos sus fieles!. R.

9. Aleluya.

10. Evangelio: Mc 11, 11-26
† Lectura del Evangelio según san Marcos
Entró Jesús en Jerusalén y se dirigió al templo. Miró por todas partes y luego se fue a Betania con los doce discípulos, porque ya era tarde.
Al día siguiente, cuando salían de Betania, Jesús sintió hambre. De lejos vio una higuera que tenía hojas, y se acercó a ver si también tendría fruto, pero no encontró más que las hojas, porque no era tiempo de higos. Entonces le dijo a la higuera: —¡Nunca más vuelva nadie a comer de tu fruto!
Sus discípulos lo oyeron.
Después que llegaron a Jerusalén, Jesús entró en el templo y comenzó a echar de allí a los que estaban vendiendo y comprando. Volcó las mesas de los que cambiaban dinero a la gente, y los puestos de los que vendían palomas; y no permitía que nadie pasara por el templo llevando cosas. Y se puso a enseñar, diciendo:—En las Escrituras dice: ‘Mi casa será declarada casa de oración para todas las naciones’, pero ustedes han hecho de ella una cueva de ladrones. 
Al oir esto, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley comenzaron a buscar la manera de matar a Jesús, porque le tenían miedo, pues toda la gente estaba admirada de su enseñanza. Pero al llegar la noche, Jesús y sus discípulos salieron de la ciudad.
A la mañana siguiente pasaron junto a la higuera, y vieron que se había secado de raíz. Entonces Pedro, acordándose de lo sucedido, le dijo a Jesús:—Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.
Jesús contestó:—Tengan fe en Dios. Pues les aseguro que si alguien le dice a este cerro: ‘¡Quítate de ahí y arrójate al mar’, y no lo hace con dudas, sino creyendo que ha de suceder lo que dice, entonces sucederá. Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán. Y cuando estén orando, perdonen lo que tengan contra otro, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


PERIPLOS DEL OBISPO
Regresar

5 de Marzo: SÁBADO – 8ª Semana tiempo Ordinario

Eclo 51,17-27 / Sal 18 / Mc 11,27-33                                                          Verde

6. Primera Lectura: Eclo 51, 17-27
Lectura del libro del Eclesiástico
Someterme a la Sabiduría fue un honor para mí; por eso doy gracias a quien me la enseñó. Decidí alcanzar algún bien y no cambiarlo por nada cuando lo encontrara. Me enamoré de ella, y en ella tuve siempre fija la mirada. Abrí la puerta de su casa para abrazarla y contemplarla. La deseé con toda mi alma y la encontré con toda su pureza. Desde el primer momento me enamoré de ella, y por eso no la abandonaré, jamás me apartaré de ella. Mi corazón ardía como un horno al contemplarla; por eso la adquirí, ¡qué gran tesoro! El Señor me concedió lo que le pedía; por eso le daré gracias en voz alta. Gente ignorante: venid a mí y vivid en mi escuela. ¿Hasta cuándo queréis privaros de todo esto y seguir sufriendo esa terrible sed? Esto os digo acerca de la sabiduría: adquiridla gratuitamente, someteos a ella, aceptad las tareas que os impone. Ella está cerca de quienes la buscan; el que se empeñe, la encontrará. Ved con vuestros propios ojos qué poco he trabajado y qué gran descanso he logrado encontrar. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

7. Salmo Responsorial: Del salmo 18
R.La enseñanza del Señor es perfecta.
La enseñanza del Señor es perfecta, porque da nueva vida. El mandato del Señor es fiel, porque hace sabio al hombre sencillo. R.
Los preceptos del Señor son justos, porque traen alegría al corazón. El mandamiento del Señor es puro y llena los ojos de luz. R.
El temor del Señor es limpio y permanece para siempre. Los decretos del Señor son verdaderos, todos ellos son justos. R.
¡Son de más valor que el oro fino!, ¡son más dulces que la miel del panal! R.

9. Aleluya.

10. Evangelio: Mc 11, 27-33
† Lectura del Evangelio según san Marcos
Después de esto regresaron a Jerusalén. Mientras Jesús andaba por el templo, se acercaron a él los jefes de los sacerdotes, los maestros de la ley y los ancianos, y le preguntaron:—¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te dio la autoridad para hacerlo?
Jesús les contestó:—Yo también les voy a hacer una pregunta: ¿Quién envió a Juan a bautizar, Dios o los hombres? Contéstenme, y yo les diré con qué autoridad hago esto.
Ellos se pusieron a discutir unos con otros: “Si respondemos que Dios lo envió, va a decir: ‘Entonces, ¿por qué no le creyeron?’ ¿Y cómo vamos a decir que lo enviaron los hombres? ...” Tenían miedo de la gente, pues todos creían que Juan era un profeta. Así que respondieron a Jesús:—No lo sabemos.
Entonces Jesús les contestó:—Pues yo tampoco les digo con qué autoridad hago esto. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


PERIPLOS DEL O
Regresar

6 de Marzo: DOMINGO – 9ª Semana tiempo Ordinario

Dt 11, 18.26-28.32 / Sal 30 / Rm 3, 21-25.28 / Mt 7, 21-27                 Verde
5. Oración Colecta
+ Oremos: Nos acogemos, Señor, a tu providencia, y te pedimos humildemente que apartes de nosotros todo mal y nos concedas aquello que pueda contribuir a nuestro bien. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

6. Primera Lectura: Dt 11, 18.26-28
Lectura del libro del Deuteronomio
Moisés dijo al pueblo: “Grábense estas palabras en la mente y en el pensamiento; átenlas como señales en sus manos y en su frente. En este día les doy a elegir entre bendición y maldición. Bendición, si obedecen los mandamientos del Señor su Dios, que hoy les he ordenado. Maldición, si por seguir a dioses desconocidos, desobedecen los mandamientos del Señor su Dios y se apartan del camino que hoy les he ordenado. Pongan en práctica todas las leyes y decretos que hoy les he entregado.” Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

7. Salmo Responsorial: Del salmo 30
R. Sé tú mi roca protectora, Señor.
Señor, en ti busco protección; ¡no me defraudes jamás! ¡Ponme a salvo, pues tú eres justo! Dígnate escucharme. R.
¡Date prisa, líbrame ya! Sé tú mi roca protectora, ¡sé tú mi castillo de refugio y salvación! ¡Tú eres mi roca y mi castillo! ¡Guíame y protégeme; haz honor a tu nombre! R.
Mira con bondad a este siervo tuyo, y sálvame, por tu amor. Den ánimo y valor a sus corazones todos los que confían en el Señor. R.

8. Segunda Lectura: Rm 3, 21-25.28
Lectura de la carta del Apóstol Pablo a los Romanos
Hermanos: Ahora, sin la ley, Dios ha mostrado de qué manera nos hace justos, y esto lo confirman la misma ley y los profetas: Dios hizo que Cristo, al derramar su sangre, fuera el instrumento del perdón. Este perdón se alcanza por la fe. Así quería Dios mostrar cómo nos hace justos: perdonando los pecados que habíamos cometido antes, porque él es paciente. Él quería mostrar en el tiempo presente cómo nos hace justos; pues así como él es justo, hace justos a los que creen en Jesús.
¿Dónde, pues, queda el orgullo del hombre ante Dios? ¡Queda eliminado! ¿Por qué razón? No por haber cumplido la ley, sino por haber creído. Así llegamos a esta conclusión: que Dios hace justo al hombre por la fe, independientemente del cumplimiento de la ley. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

9. Aleluya.
10. Evangelio: Mt 7, 21-27
† Lectura del Evangelio según san Mateo
Jesús dijo a sus discípulos: “No todos los que me dicen: ‘Señor, Señor’, entrarán en el reino de los cielos, sino solamente los que hacen la voluntad de mi Padre celestial. Aquel día muchos me dirán: ‘Señor, Señor, nosotros comunicamos mensajes en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros.’ Pero entonces les contestaré: ‘Nunca los conocí; ¡aléjense de mí, malhechores!’
“Por tanto, el que me oye y hace lo que yo digo, es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Vino la lluvia, crecieron los ríos y soplaron los vientos contra la casa; pero no cayó, porque tenía su base sobre la roca. Pero el que me oye y no hace lo que yo digo, es como un tonto que construyó su casa sobre la arena. Vino la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y la casa se vino abajo. ¡Fue un gran desastre!” Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

13. Oración de los Fieles
+ Oremos, hermanos y hermanas, a Jesucristo, el Señor, y pidámosle que, recordando su promesa, escuche la oración de este pueblo reunido en su nombre: Respondemos: Te rogamos, Señor, óyenos.
Para que el Señor se acuerde de nuestro obispo Eduardo, de todos los demás obispos que predican la Palabra de Dios, de los presbíteros y diáconos, y de todos los que en el mundo aman a Jesucristo, roguemos al Señor. R.
Para que el Señor asista a los responsables de las naciones, haga desaparecer los proyectos de quienes buscan la guerra y dé fortaleza a quienes trabajan por la paz y el bien común, roguemos al Señor. R.
Para que el Señor bendiga a los ancianos y minusválidos, a los enfermos y de los que sufren, a los necesitados que esperan su ayuda, para que dé consuelo a los presos, a los desterrados y a los que son perseguidos por su nombre, roguemos al Señor. R.
Para que el Señor, en su infinita misericordia, se acuerde de todos nosotros, nos conceda un tiempo favorable y cosechas abundantes, nos otorgue el trabajo que necesitamos, abra su mano y nos sacie con sus bienes, ya que los ojos de todos están fijos en él, roguemos al Señor. R.
+ Dios nuestro, haz que tus enseñanzas sean siempre el fundamento de nuestra vida; que nunca nos dejemos dominar por el viento de  las opciones humanas, sino que resistamos fuertes en la fe. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

21. Oración después de la Comunión
+ Oremos: Padre santo, tú que nos has alimentado con el Cuerpo de tu Hijo, guíanos por medio de tu Espíritu a fin de que, no sólo con palabras, sino con toda nuestra vida podamos demostrarte nuestro amor e irradiar la presencia de tu Reino. Por Jesucristo nuestro Señor.Amén.


PERIPLOS DEL OBISPO
Regresar

7 de Marzo: LUNES – 9ª Semana tiempo Ordinario

Tob 1, 3; 2, 1-8 / Sal 111 / Mc 12, 1-12                                                 Verde

6. Primera Lectura: Tob 1, 3; 2, 1-8.
Lectura del libro de Tobías
Yo, Tobit, llevé una conducta sincera y honrada todos los días de mi vida. Hice muchas obras de caridad entre mis parientes y mis compatriotas que habían sido desterrados conmigo a Asiria, a la ciudad de Nínive. Siendo rey Esarhadón, volví a mi casa y me devolvieron a mi esposa Ana y a mi hijo Tobías. Una vez estábamos celebrando nuestra fiesta de Pentecostés (llamada también “fiesta de las semanas”). Me habían preparado un buen banquete, y me senté a la mesa. Me arreglaron la mesa y me trajeron varios platos preparados. Entonces dije a mi hijo Tobías: —Hijo, ve a ver si encuentras algún israelita, de los que han venido desterrados a Nínive, que haya sido fiel a Dios de todo corazón y que sea pobre, e invítalo a comer con nosotros. Yo te espero, hijo, hasta que vuelvas.
Tobías fue a buscar algún israelita pobre, y luego volvió y me llamó.
—¿Qué pasa, hijo? —contesté.
—¡Padre —me dijo—, hay un israelita asesinado, y está tirado en la plaza! ¡Lo acaban de estrangular!
Yo ni siquiera probé la comida. Rápidamente fui a la plaza, me llevé de allí el cadáver y lo puse en una habitación, esperando que llegara la noche para enterrarlo. Volví a casa, me lavé bien y comí con mucha tristeza. Entonces me acordé de lo que había dicho el profeta Amós al hablar contra Betel: “Cambiaré las fiestas en llanto por los muertos, y los cantos en lamentos fúnebres.” Y me puse a llorar. Cuando llegó la noche, fui, cavé una fosa y enterré al muerto. Mis vecinos se burlaban de mí y decían: “La vez pasada lo estuvieron buscando para matarlo por hacer eso, y se escapó; ¡y todavía no tiene miedo! ¡Ahí está otra vez enterrando a los muertos!”. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

7. Salmo Responsorial: Del salmo 111
R. Dichosos los que temen al Señor.
- Feliz el hombre que honra al Señor y se complace en sus mandatos. Los descendientes del hombre honrado serán bendecidos y tendrán poder en la tierra. R.
- En su casa hay abundantes riquezas, y su generosidad es constante. Brilla una luz en la oscuridad para los hombres honrados, para el que es compasivo, clemente y justo. R.
- El hombre de bien presta con generosidad y maneja con honradez sus negocios; por eso jamás llegará a caer. ¡El hombre justo será siempre recordado!. R.

9. Aleluya.
10. Evangelio: Mc 12, 1-12
† Lectura del Evangelio según san Marcos
En aquel tiempo Jesús comenzó a hablarles por medio de parábolas. Les dijo: “Un hombre plantó un viñedo y le puso un cerco; preparó un lugar donde hacer el vino y levantó una torre para vigilarlo todo. Luego alquiló el terreno a unos labradores y se fue de viaje. A su debido tiempo, mandó un criado a pedir a los labradores la parte de la cosecha que le correspondía. Pero ellos le echaron mano, lo golpearon y lo enviaron con las manos vacías. Entonces el dueño mandó otro criado, pero a este lo hirieron en la cabeza y lo insultaron. Mandó a otro, y a este lo mataron. Después mandó a otros muchos; y a unos los golpearon y a otros los mataron.
“Todavía le quedaba uno: su propio hijo, a quien quería mucho. Por último lo mandó a él, pensando: ‘Sin duda, respetarán a mi hijo. Pero los labradores se dijeron unos a otros: ‘Este es el que ha de recibir la herencia; matémoslo, y será nuestra la propiedad.’ Así que lo agarraron, lo mataron y arrojaron el cuerpo fuera del viñedo. ¿Y qué creen ustedes que hará el dueño del viñedo? Pues irá y matará a esos labradores, y dará el viñedo a otros.
“¿No han leído ustedes la Escritura? Dice: ‘La piedra que los constructores despreciaron se ha convertido en la piedra principal. Esto lo hizo el Señor, y estamos maravillados.’ ”
Quisieron entonces arrestar a Jesús, porque sabían que había usado esta parábola contra ellos. Pero como tenían miedo de la gente, lo dejaron y se fueron. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


PERIPLOS DEL OBISPO
Regresar

8 de Marzo: MARTES – 9ª Semana tiempo Ordinario

Tob 2, 9-14 / Sal 111 / Mc 12, 13-17                                                          Verde

6. Primera Lectura: Tob 2, 9-14
Lectura del libro Tobías
Una noche, yo Tobías me lavé bien, salí de mi casa y me acosté junto a la pared de fuera con la cabeza descubierta porque estaba haciendo calor. No sabía que sobre la tapia, encima de mí, había unos pájaros, los cuales dejaron caer excremento caliente en mis ojos, y me salieron nubes en ellos. Fui a consultar a los médicos para que me curaran; pero mientras más remedios me untaban, más ciego me iba quedando por las nubes en los ojos, hasta que perdí la vista por completo. Cuatro años estuve sin poder ver. A todos mis parientes les dolía verme en ese estado, y Ajicar me cuidó durante dos años, hasta que se fue a Elimaida. Durante ese tiempo, mi esposa Ana se dedicó a trabajar en labores femeninas. Se las enviaba a sus patrones, y ellos se las pagaban. Un día, el siete del mes de Distro, terminó su tejido y se lo envió a sus patrones. Ellos le pagaron todo y además le regalaron un cabrito para que nos lo comiéramos. Cuando llegó a la casa, el cabrito comenzó a balar. Yo la llamé y le pregunté: —¿De dónde salió ese cabrito? ¿Acaso lo has robado? Devuélveselo a sus dueños, pues no tenemos derecho a comernos nada robado.
Ella me contestó: —Es un regalo que me hicieron, además de mi paga.
Yo no le creí, y seguí insistiendo en que lo devolviera a sus dueños. Me sentía avergonzado por lo que ella había hecho. Entonces me dijo: —¡En eso pararon tus obras de caridad! ¡En eso pararon tus buenas obras! ¡Ahora se ve claro lo que eres! Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

7. Salmo Responsorial: Del salmo 111
R. El justo vive confiado en el Señor.
- Feliz el hombre que honra al Señor y se complace en sus mandatos. Los descendientes del hombre honrado serán bendecidos y tendrán poder en la tierra. R.
- No tiene miedo de malas noticias; su corazón está firme, confiado en el Señor. Su corazón está firme; no tiene miedo, y aun mira con burla a sus enemigos. R.
- Reparte limosna entre los pobres, su generosidad es constante, levanta la frente con honor. R.

9. Aleluya.

10. Evangelio: Mc 12, 13-17
† Lectura del Evangelio según san Marcos
En aquel tiempo mandaron a Jesús algunos de los fariseos y del partido de Herodes, para hacerle decir algo de que pudieran acusarlo. Estos fueron y le dijeron: —Maestro, sabemos que tú dices la verdad, sin dejarte llevar por lo que diga la gente, porque no hablas para darles gusto. Tú enseñas de veras el camino de Dios. ¿Está bien que paguemos impuestos al emperador romano, o no? ¿Debemos o no debemos pagarlos?
Pero Jesús, que conocía su hipocresía, les dijo: —¿Por qué me tienden trampas? Tráiganme una moneda de denario, para que la vea.
Se la llevaron, y Jesús les dijo: — ¿De quién es esta cara y el nombre que aquí está escrito?
Le contestaron: — Del emperador.
Entonces Jesús les dijo: —Pues den al emperador lo que es del emperador, y a Dios lo que es de Dios.
Y su respuesta los dejó admirados. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


PERIPLOS DEL OBISPO
Regresar

9 de Marzo: MIÉRCOLES – De Ceniza

ceniza.jpgJl 2, 12-18 / Sal 50 / 2 Cor 5, 20-6, 2 / Mt 6, 1-6.16-18                   Morado
5. Oración Colecta
+ Oremos: Que el día de penitencia con el que iniciamos, Señor, esta Cuaresma, sea el principio de una verdadera conversión a ti, para que podamos vencer el espíritu del mal. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

6. Primera Lectura:Jl 2, 12-18
Lectura del libro del profeta Joel 
“Ahora —lo afirma el Señor—, vuélvanse a mí de todo corazón. ¡Ayunen, griten y lloren!” ¡Vuélvanse ustedes al Señor su Dios, y desgárrense el corazón en vez de desgarrarse la ropa! Porque el Señor es tierno y compasivo, paciente y todo