NUESTRA TERCERA ASAMBLEA NACIONAL - NOVIEMBRE 2006


INICIO
PRIMERA PLÁTICA: LA IGLESIA QUE CRISTO FUNDÓ
SEGUNDA PLÁTICA: LAS OPCIONES ANTE EL FUTURO
TERCERA PLÁTICA: NUESTRAS COMUNIDADES
CUARTA PLÁTICA: EL IMPULSO EVANGELIZADOR
QUINTA PLÁTICA: PROYECTO MISIONERO 2007

QUINTA PLÁTICA: PROYECTO MISIONERO 2007

centrocaminoentrada.jpg

LINEAMIENTOS DE ACCIÓN Y OPCIONES PARA EL AÑO 2007

NUESTRO PROYECTO MISIONERO.

 

- Considero que hay varios aspectos en los que es urgente que vayamos profundizando y tratemos de implementar durante el año 2007.

 

1. La profundización y renovación espiritual.

- Creo que el primer elemento en el que tenemos que comprometernos es en la profundización y renovación espiritual.

- Es muy importante que en las comunidades de la renovación se llegue realmente a tener la experiencia de vida en el Espíritu, por parte de cada uno de los miembros.

- Es fundamental que se incorpore mejor la vida sacramental como parte y alimento de la espiritualidad.  La celebración de los sacramentos no puede ser simplemente el cumplimiento de ritos sino tiene que ser una verdadera ocasión de encuentro con el Señor y de alimento para la vida en el Espíritu.

- Es fundamental que se organicen programas específicos para niños y jóvenes, de tal forma que los mismos sean realmente evangelizados de acuerdo a su edad.  En la mayor parte de comunidades hay una escasa participación de jóvenes, especialmente varones.  Eso se debe a que, siguiendo modelos tradicionales, no se les reconoce un lugar especial. 

- La comunión está ofreciendo para los jóvenes los “Éxodos Juveniles Cristianos”.  Las comunidades que quieran enviar jóvenes nos lo pueden informar y cuando se realicen les invitaremos.

- Para asegurar el futuro de las comunidades, es muy importante que tanto a los niños como a los jóvenes se les reconozca un lugar especial y se les dé la oportunidad de organizarse, de expresarse y de participar de acuerdo a su edad y a sus expectativas.

 

2. La producción de material litúrgico, catequético y formativo.

- Durante el último año hemos logrado la publicación de material litúrgico y catequético: Guía para la primera comunión, para la confirmación y las Guías Litúrgicas para la celebración de la Palabra.

- Además últimamente hemos publicado el librito en el que se encuentran: “Los criterios para preparar y celebrar los sacramentos” y la guía de lecturas para el año 2007.

- Reconocemos que aún hay cosas que tenemos que mejorar: algunas veces en las Guías Litúrgicas hay algunas fallas que trataremos de corregir.  Además esperamos poder publicar guías para la formación al Bautismo y al Matrimonio y para los retiros de vida en el Espíritu.

- Otra de las actividades que se ha implementado es el “Ministerio de discernimiento para los matrimonios que han fracasado”.  En la formación de junio se explicó cómo funciona, sin embargo, no se han logrado aún resultados prácticos.  Esperamos que en el año próximo eso se pueda implementar mejor. Eso depende de que en cada comunidad se organicen, para seguir todos los trámites necesarios.  El proceso no tiene costo, sin embargo, requiere que se comprometan a ir dando todos los pasos para trabajar seriamente.

Quisiéramos sugerencias sobre qué material se necesita y cómo podemos mejorar la atención que se da a las comunidades.

 

3. Pensar en programas de formación a diversos niveles

            3.1. Sobre la conveniencia de seguir con la formación itinerante de los seminaristas.

- Este año los seminaristas estuvieron visitando comunidades para dar formación itinerante.

- Quisiéramos saber si es conveniente seguir con este método de formación.

- Esperamos que se nos indique cómo creen que sería mejor hacer esa formación y sobre qué temas.

- Personalmente consideraría que sería mejor que se pensara en que los seminaristas completaran durante unos tres o cuatro meses cursos en los lugares a donde se les invite, yendo una vez por mes a un lugar determinado, hasta terminar el curso.  Igualmente sería importante que los participantes fueran los mismos, para asegurar la continuidad.

 

            3.2. Sobre la conveniencia de desarrollar cursos trimestrales de formación durante el fin de semana

- A partir de febrero del año 2007 quisiéramos organizar cursos en el Centro de formación.

- La propuesta sería que los cursos duraran tres o cuatro meses.

- Los participantes tendrían que asistir regularmente un fin de semana cada mes (todo el sábado y el domingo hasta medio día).

- Cada fin de semana se daría un curso diferente, lo que significa que se estarían dando cuatro cursos en cada período.

- Quisiéramos que se nos dieran sugerencias sobre los temas.  Los que se inscriban tendrían que asistir regularmente y al final se les daría un diploma.

- Para la Reunión de Febrero se anunciarán concretamente los temas y las fechas de inicio si se aprueba que tengamos estos cursos.

 

            3.3. Sobre la conveniencia de instaurar dentro de la comunión el diaconado permanente.

- Quisiéramos saber si les parece conveniente que comencemos a hacer programas y preparativos para instaurar el diaconado permanente en la Comunión.

- El diaconado es parte del ministerio ordenado.  Se ordena diácono para toda la vida. Un diácono no puede celebrar la misa ni confesar ni dar la unción de los enfermos.  Pero puede bautizar y ser testigo para los matrimonios.

- La formación tendría que durar entre tres y cuatro años.  Posiblemente uno o dos fines de semana al mes.

- Se tiene que aprender Teología, Sagrada Escritura, Liturgia, Pastoral y otras materias.  Se daría material que habría que estudiar y aprender y luego habría que aprobar los exámenes.  No se requeriría un nivel determinado de estudios para ser admitido, pero sí sería necesario que los candidatos tengan la capacidad de captar lo que se da en los cursos, de leer el material, de aprenderlo y luego de aprobar los exámenes. 

- Estaría dirigido específicamente para líderes que la comunidad elija y que sean los coordinadores de las comunidades.

- Cada año podríamos recibir entre 15 y 20 candidatos y después de completar la formación se les ordenaría. Entre los candidatos que las comunidades elijan, nos tocaría seleccionar a quienes pueden comenzar la formación cada año.

 

4. La pastoral vocacional en las comunidades.

- Consideramos que la pastoral vocacional, orientada a suscitar vocaciones para el sacerdocio y la vida religiosa, debe también ser compromiso de cada una de las comunidades.

- Se debería tener en cada comunidad o, por lo menos, en cada región, un equipo encargado de fomentar las oraciones por los sacerdotes y seminaristas y de promover las vocaciones.

- El ideal es que los jóvenes que vengan al seminario hayan terminado los estudios diversificados (que tengan una carrera).  Sin embargo si hay jóvenes que hayan cumplido por lo menos 17 años, que hayan terminado el sexto de primaria o el tercero básico y que quieran verdaderamente ser sacerdotes, los podemos aceptar.  El primer año estudian solamente estudios religiosos.  El segundo durante la semana siguen estudiando la preparación para el sacerdocio y los fines de semana van estudiando el básico y el diversificado por madurez.  El requisito es que vengan no solamente porque quieren estudiar sino porque sienten la llamada a ser sacerdotes.

 

5. La organización de Sínodos dentro de la Comunión y las funciones que a los mismos tocarían.

- Dentro de la comunión es muy importante que tengamos una forma de organizarnos, de tomar decisiones y de ir creciendo que, realmente dé participación a todos.

- Para eso es importante que, con el tiempo, pensemos que se vayan organizando los sínodos. 

- La palabra sínodo es lo mismo que “Consejo”.

- De acuerdo al acta fundacional de la Comunión el Sínodo General de la Comunión debe estar formado en un cincuenta por ciento por miembros de la Comunidad Nazaret y en otro cincuenta por cuento por delegados de las diferentes regiones.

- Dado que estamos aún en proceso de crecimiento, podríamos pensar que en las diferentes zonas misioneras se organizaran Sínodos zonales, los cuales tendrían que tener una presencia mayoritaria de delegados de las regiones pero deberían también tener una presencia de miembros de la Comunidad Nazaret.

- En Huehuetenango podríamos tener dos zonas: una para el norte y otra para el resto del departamento.  Una en Quiché.  Una para Alta Verapaz y Petén.  Una para Chimaltenango y Sololá.  Otra para el área del centro.

- Quizás todavía no sea ahora el momento de determinar esto, pero lo debemos pensar para que se desarrollen ideas a lo largo de este año 2007 y en la próxima Asamblea se pueda ya organizar más específicamente.

 

6. La actividad misionera.

- Considero que es fundamental que nos propongamos desarrollar una actividad misionera muy fuerte.

- En la plática anterior compartí cuáles son los fundamentos, estilo y características de esta actividad.

- Ahora nos toca comprometernos en desarrollarla lo más intenso posible.

- Creo que debemos tener como meta cubrir todas las zonas de Guatemala en donde aún no está presente la Comunión y, en la medida de lo posible, también extendernos a otros países.

PINCHA AQUÍ PARA REGRESAR AL SITIO PRINCIPAL DE ICERGUA